Los cambios hormonales influyen en tu salud bucodental

Relación entre las hormonas y la salud bucal

Hay algunas etapas y momentos a lo largo de la vida de la mujer en los que las hormonas cobran una vital importancia: pubertad, ciclo menstrual, uso de anticonceptivos basados en hormonas, embarazo, menopausia, etc.

En el desarrollo de estos ciclos vitales, hormonas como la progesterona, los estrógenos o la oxitocina, entre otras, incrementan su actividad, teniendo, por tanto, consecuencias en el metabolismo de la mujer.

Relación entre las hormonas y la salud bucal

Uno de los aspectos que se puede ver afectado por este tipo de cambios hormonales es la salud bucodental, ya que los problemas periodentales pueden verse incrementados: alteración del sentido del gusto, gingivitis, xerostomía, aparición de aftas, etc. Esto es así porque la alteración hormonal provoca el debilitamiento de las encías, haciendo que éstas sean más vulnerables ante los ataques de la placa bacteriana. De hecho, durante la pubertad tiene lugar la conocida como “gigivitis puberal”, asociada a los cambios hormonales característicos de esta época.

Es importante tener en cuenta que, si a la hora de cepillarnos los dientes, nuestras encías sangran, es aconsejable que acudamos al especialista odontólogo para que nos aconseje qué hacer. Es habitual que en estas etapas el sangrado aumente, ya que con la alteración hormonal aumenta la circulación sanguínea de las encías y, por tanto, es más sencillo que se produzca la inflamación de éstas ante los ataques de los agentes bacterianos.

Por otro lado, durante la menopausia lo que es más habitual es que se produzcan casos de sequedad bucal, cambios en el sentido del gusto e, incluso, mal aliento. Las razones que llevan a que se produzcan estos efectos es la disminución de la cantidad de hormonas: estrógenos, progesterona, etc.

Correctos hábitos de limpieza

Llevar a cabo una correcta higiene bucal de forma diaria es muy importante, pero sobre todo es necesario extremar las rutinas de limpieza durante estas etapas.

  • Es importante lavarse los dientes después de cada comida.
  • Acudir al dentista, al menos, una vez al año.
  • Emplear también hilo dental y colutorios a la hora de realizar la limpieza. Además, actualmente, aparte de colutorios para finalizar la limpieza de la boca, también existen colutorios específicos para combatir el mal aliento.

A día de hoy hay una gran cantidad de productos que permiten tener una adecuada rutina de higiene bucal, por lo que es importante que hagamos uso de ellos para mantener una boca sana y fuerte.

Artículos relacionados