Dermatitis atópica: etapas y medidas preventivas

Dermatitis atópica: etapas y medidas preventivas

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel que se caracteriza por la aparición de una piel seca y descamada que se irrita muy fácilmente produciéndose mucho picor e inflamación. La prevalencia de esta enfermedad crónica es mayor en los países industrializados.

En la actualidad, alrededor de un 10% de la población infantil padece dermatitis atópica. Tal y como especifica la Asociación Española de Pediatría: “La dermatitis atópica suele empezar hacia los cinco meses de vida”. Las zonas más comunes en la que puede aparecer la dermatitis atópica son la cara, el cuero cabelludo y zonas de flexión: codos, muñecas, rodillas, tobillos, etc.

A la hora de hablar de la dermatitis atópica se suele establecer una división según la edad en la que aparece: época del lactante, siendo niño y en el período de la adultez.

Dermatitis atópica en el lactante 

La dermatitis atópica en esta época suele aparecer alrededor de los cinco meses de edad y se caracteriza por la aparición de pequeñas lesiones o placas eritematosas en las mejillas que, poco a poco, se pueden extender a la frente, orejas y cuero cabelludo. Por norma general, no suele aparecer en la zona de los ojos, nariz o boca.Habitualmente, estas irritaciones en la piel provocan picor.

Dermatitis atópica en los adultos

En esta época las lesiones de la dermatitis atópica se pueden observar, sobre todo, en las zonas de flexión. En estas edades hay más posibilidad de que se formen costras en las zonas descamadas que durante la época de lactante.

Dermatitis atópica en la adultez

En el caso de los adolescentes, éstos no sólo deben enfrentarse a las complicaciones físicas de la dermatitis atópica, sino también a las consecuencias mentales y emocionales que la enfermedad acarrea consigo. Una vez que esta edad se ha superado, los eccemas tienen la apariencia de una piel muy dura y seca. Además, ésta suele experimentar un engrosamiento debido a un “rascamiento crónico”, el cual se ha producido a lo largo de todos los años de la enfermedad como solución para aliviar el picor.  En numerosas ocasiones aparecen lesiones en la piel y costras.

Medidas preventivas

La dermatitis atópica es una enfermedad que, aunque no tiene cura, sí se pueden llevar a cabo una serie de medidas preventivas para tratar de paliar sus efectos:

  • A la hora de vestir, es mejor emplear tejidos naturales: algodón, lino, etc.
  • En el momento de realizar la ducha/baño ser muy precavidos y hacerlo con suavidad evitando agua excesivamente fría o caliente.
  • Evitar el uso de alfombras en casa e intentar tener una correcta limpieza del polvo para prevenir la presencia de ácaros.
  • Vigilar que la piel esté correctamente hidratada. Para ello es necesario consumir los dos litros diarios de agua.
  • Emplear productos específicos para la piel seca como Balneum Plus, perfectos para aliviar el picor y tratar la piel en los momentos de escamación.
Artículos relacionados
anna-demianenko-12397